home quienes-somos servicios tecnologia quirurgica instalaciones ubicacion contactanos emergencias
     
> Injerto de Cabello

La pérdida del cabello en hombres y mujeres es un problema estético y emocional severo. En el caso de la alopecia andro-genética o calvicie típica masculina implica verse de mayor edad y la pérdida de la proporción facial. Recuperar dicha proporción estética es el fin principal de éste procedimiento; sin embargo también se puede utilizar para restaurar las pestañas, cejas, barba, el vello corporal y para rellenar cicatrices que sean resultado de accidentes, quemaduras o cirugías... Leer Más

Historia
La historia moderna del trasplante de cabello se inicia con el doctor Norman Orentreich, quien en 1959 presentó, ante la Academia de Ciencias de Nueva York, su técnica de injertos “punch” o sacabocado para reparar áreas de calvicie o alopecia, el legado de esta primera técnica es tema de controversia, pues en algunos casos dicha técnica producía resultados anti-estéticos. Esto es debido a que los injertos “punch” son trozos de piel con pelo, obtenidos con un sacabocado de aproximadamente 4 milímetros de diámetro. Su crecimiento en la zona de calvicie o receptora produce un aspecto comúnmente conocido como “pelos de muñeca antigua”. No obstante, estos primeros trabajos y las observaciones del Dr. Orentreich, acerca de cómo el cabello trasplantado se conserva de por vida independiente de que la piel calva se consideraba un tejido no “fértil”, se mantienen como fundamentos básicos en el trasplante de cabello.

Técnica
El trasplante actualmente se realiza bajo anestésico local, es ambulatorio y puede durar entre 2 y 8 horas promedio. El procedimiento se puede dividir en cuatro pasos: diseño, extracción, preparación y plantado.

Diseño
Trasplantar cabello hacia la parte frontal del cuero cabelludo o línea de cabello requiere de un diseño artístico que ayude a recuperar la proporción facial del paciente o simplemente reducir el tamaño de la frente. El cirujano toma en cuenta factores como la edad, la complexión y estatura del paciente para crear un aspecto natural y no necesariamente el aspecto original del paciente. Pues la cabellera de un joven que en su momento se veía natural y estética no necesariamente se verá así en una cara de adulto.